(+34) 972 825 770

Los últimos acontecimientos están cambiando nuestro día a día, por eso os proponemos hacer un viaje desde casa. Y es que en el Empordà tenemos un paisaje de costa espectacular que se puede recorrer gracias a los caminos de ronda, dejando a un lado el verde de los pinos y al otro, el azul del mar. Estos caminos son una vía magnífica para conocer los diferentes espacios que configuran el litoral, así pues, os animamos a descubrir las playas, calas y caminos de ronda del Empordà a partir de nuestros tres tramos preferidos:

De S’Agaró en Playa de Aro

Se trata de un recorrido de 6 km con inicio en la Playa de San Pol de S’Agaró hasta Cala Pedrosa y Sa Conca. La Playa de San Pol, abarca todo el casco urbano y está caracterizada por ser una de las menos profundas de la zona y por tener la histórica Taberna del Mar, catalogada como bien de interés local.

A medio camino, los miradores de S’Agaró y del Pinell, muestran un Mediterráneo inmenso complementado por la belleza de las rocas que lo rodean. Al llegar a Cala Pedrosa, el entorno es de sueño, pues reina la tranquilidad y la arena gruesa con piedras blanquecinas se ve bañada por unas aguas muy cristalinas. La Playa de Sa Conca, por otra parte, con unas dimensiones mayores, es una de las más concurridas en verano. Cuenta con dos tramos bien diferenciados, separados por un islote rocoso; mientras un tramo cuenta con un fondo arenoso, el otro tiene varias rocas, que configuran un fondo óptimo para practicar snorkel.

De Playa de Aro a Palamós, pasando por Sant Antoni de Calonge

Este recorrido es un poco más largo e intenso, llega a 9,5km. Aunque hay un pequeño tramo que se debe hacer por carretera (acera) de Playa de Aro a Sant Antoni de Calonge, también se pasa por Cala Rovira, Cala Sa Cova, Cala del Pi, Cala Belladona, Cala Cap Roig, la Playa de Can Cristus, Roques Planes y la Playa Torre Valentina. En medio de todo este camino destacan dos puntos interesantes, la Torre Colomina y la Torre Valentina.

De estas playas y calas, nos interesa destacar la Cala del Pi, llamada así porque cuenta con varios pinos, uno de ellos, especialmente antiguo. Es tranquila y muy acogedora, perfecta para pasar un día en familia y descubrir la infinidad de peces que habitan en las proximidades si se llevan gafas de buceo. A su lado nos encontramos la Cala Sa Cova. Para llegar, hay que pasar por unos túneles excavados bajo los acantilados. La protección natural ha hecho que sea un lugar idóneo para practicar la pesca de playa, por eso es bastante común encontrar pescadores a primera y última hora.

A 3 km de Sant Antoni de Calonge, nos encontramos la Playa de Can Cristus de 160 metros de longitud. Cuenta con una característica muy interesante, la desembocadura de un pequeño torrente, el «Rec de Massoni». En época de lluvias se forman una especie de marismas entre la playa y el bosque cercano que se convierten en el hogar de diferentes aves marinas. Por lo tanto, todos aquellos que tienen interés por la ornitología, aquí tienen un pequeño paraíso.

De Palamós en Calella de Palafrugell

Con un itinerario de casi 11 km, además de descubrir la Cala Margarita, la Playa de la Fosca, la Playa del Castillo, la Cala Estrecha, la Cala del Crit y muchas otras hasta llegar a la Playa de Calella, se encuentran los Jardines de Cap Roig. Un enorme jardín botánico con más de 1.000 especies procedentes de todo el mundo que cuenta con un importante conjunto de esculturas de artistas de renombre nacionales e internacionales.

Dentro de este tramo, la Playa de la Fosca, debe su nombre a una antigua leyenda. Y es que tiene un elemento muy significativo, una gran roca negra que representa las ruinas del antiguo Palacio de la diosa Pyrene. Con más de 300 metros de longitud, al ser de arena fina es perfecta para ir con niños y pasar el día, pues muy cerca se encuentran diferentes restaurantes de arroces y pescado. La Cala del Crit también debe su nombre a una leyenda que viene de la época en que la piratería amedrentaba los vecinos de la Costa Brava. Parece ser que un pirata quiso capturar una chica y esta, para liberarse, le mordió el dedo, haciendo que el hombretón pronunciara un gran grito. Hoy en día es muy poco frecuentada, lo que la convierte en muy buena opción si se busca tranquilidad, además el acceso es muy fácil. Un detalle más, aún se observan unas antiguas casetas de pescadores.

Después de este viaje por las playas, calas y caminos de ronda del Empordà, vemos que este pedacito de la Costa Brava tiene lugar para todos los gustos: para ir con niños, en pareja, solos, con amigos, para practicar deportes náuticos … Ahora es un buen momento para soñar, para imaginar el próximo viaje. ¿Y qué mejor lugar que el Empordà para perder la noción del tiempo y vivir intensamente cada momento?


El Hotel Nm Suites se encuentra en el enclave perfecto para disfrutar de una estancia en el Empordà, para descubrir sus rincones y vivir una gran experiencia en la Costa Brava. Es un hotel slow que emana tranquilidad y que te invita a descubrir, vivir y degustar el territorio de la mano del Restaurante Sa Cova. Dada la situación actual, las futuras reservas serán flexibles con posibilidad de cancelación sin coste adicional y pago al llegar al establecimiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies