fbpx
(+34) 972 825 770

Sin lugar a dudas la Costa Brava es uno de los rincones de la geografía catalana que no puedes perderte bajo ningún concepto. Playas y calas increíbles que contrastan con bellos espacios naturales, pueblos de ensueño y un sinfín de lugares que harán que te enamores de este trocito de Girona. Si aún necesitas más motivos para elegir la Costa Brava, aquí tienes cinco que acabarán de convencerte.

Playas y calas: la esencia de la Costa Brava

Sin lugar a dudas, las playas son el principal encanto de la Costa Brava. Si te gustan las extensas y de arena fina, has de visitar la playa del Portitxol, en L’Escala, cuyo principal reclamo es su ubicación, justo al lado del antiguo puerto griego de Empúries; y la de Sant Pere Pescador, entre Sant Martí d’Empúries y Roses. Tiene una longitud de casi 40 km y es ideal para los amantes del kite surf.

Es Castell, Empuriabrava y Platja d’Aro también son playas de arena fina, de fácil acceso y aptas para toda la familia.

Si por el contrario, prefieres las calas de aguas cristalinas, la Costa Brava también te ofrece rincones espectaculares. La primera de la lista es Playa Fonda, en Begur, una pequeña cala de no muy fácil acceso, pero que esconde aguas muy frescas y completamente transparentes.

Cala Corb y Cala Estreta (Palamós), son perfectas para desconectar por completo. A ambas calas se llega caminando a través del camino de ronda muy bien señalizado y que ofrecen unas vistas espectaculares. Cala Curcullada (Santa Cristina d’Aro) es del mismo estilo que las dos anteriores, como también lo son Cala Montjoí (Roses) y Cala Taballera (Port de la Selva), donde además podrás practicar snorkel.

Parques y espacios naturales, la otra cara de la Costa Brava

Los espacios y parques naturales son otro de los tesoros que esconde la Costa Brava. De hecho, el 30% del total de la superficie de la provincia de Girona está protegida debido a su interés natural. Los lugares más emblemáticos son el Parque Natural de Cap de Creus, ubicado entorno al Cap de Creus, el punto más oriental de toda la Península Ibérica; y el Parque Natural de las Marismas del Empordà, considerado Paraje de Interés Natural y con una fauna ornitológica muy variada.

Además, también puedes visitar las Islas Medes, las únicas de todo el litoral catalán. Cuenta con una geografía rocosa y multitud de cuevas submarinas, por ello y por su rico ecosistema se han considerado reserva marina. Esta misma categoría también se ha dado a Ses Negres, localizadas en Begur y famosas por sus acantilados.

Localidades con encanto

Todas y cada una de las localidades que forman la Costa Brava tienen su propio encanto. Platja d’Aro es uno de los centros de ocio más importantes de la costa, con un animado paseo marítimo.

Calella de Palafrugell y L’Estartit conservan como pocos la esencia de pueblo pesquero tradicional. Las casas bajas y blancas que componen el casco antiguo de Calella transmiten el auténtico ambiente mediterráneo. Desde L’Estartit podrás disfrutar de unas espectaculares vistas a las Islas Medas.

Tossa de Mar es una de las localidades más carismáticas de la Costa Brava. Pasear entre las murallas de la Vila Vella, la zona medieval, es una auténtica delicia. Desde aquí hasta el faro de la localidad tienes un paisaje increíble de toda la costa.

Compartiendo el carisma con Tossa de Mar, no puede faltar Cadaqués. Más allá del legado que dejó Dalí en la localidad, merece la pena darse un paseo por la bahía y sentarse en la orilla del mar a ver como fondean las pequeñas embarcaciones en el agua cristalina.

Gastronomía: la fusión de la cocina tradicional y la cocina creativa

La gastronomía de la Costa Brava se caracteriza por una gran variedad de productos autóctonos que van desde las gambas de Palamós hasta las cebollas de Figueres, pasando por las anchoas, los quesos de Girona y el arroz de Pals.

Sin embargo, en los últimos años la gastronomía de la zona ha adquirido notoriedad gracias a la creatividad y a la fusión entre cocina tradicional y cocina de vanguardia que han puesto de relieve chefs como Ferran Adrià y los hermanos Roca. Los mejores restaurantes del mundo y las estrellas Michelin brillan en la Costa Brava y la convierten en un referente gastronómico mundial.

Hotelería

La cantidad de hoteles en la Costa Brava es infinita. Desde alojamientos rústicos y hogareños hasta los espacios más modernos y de diseño, con todo lujo de detalles, como los hoteles con piscina en la habitación.

El hotel NM-Suites, situado en Platja d’Aro, cuenta con todas las comodidades y ofrece a los huéspedes comodidad, calidez y familiaridad. Aquí encontrarás el relax y la calma necesarios para recargar las pilas y no dejar de ver ni un rincón de la Costa Brava.

Artículos Relacionados:

Los Hoteles de la Costa Brava lanzan una aplicación turística para móviles y tablets
El turismo en Cataluña y la Costa Brava

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies